Browsing Category

Giselle Arellano

Criptomonedas. Las Remesas del Futuro

14 febrero, 2022
Criptomonedas

Según el Índice de Adopción Global de Criptomonedas de Chainalysis, Latinoamérica es uno de los países que más ha crecido en el uso de criptomonedas, y tan sólo en México la adopción de este tipo de divisa crece diariamente.

¿Por qué las Criptomonedas? 

En 2021, el Bitcoin pasó de valer 250,000 pesos a superar la marca del Millón de pesos; el punto más alto en la historia para una divisa digital que nació en 2009 como un experimento del que pocos conocían. Imaginémosla en función de una billetera virtual y no como una cuenta bancaria que te pide tu nombre y tus datos. La criptomoneda registra el “historial” de los movimientos o transacciones de sus usuarios, a través de la tecnología conocida como blockchain (plataforma de pagos sin intermediarios que se monitorea a sí misma y que se vuelve más valiosa a medida que más miembros se unen a su red).

Para las ansiosas y próximas revoluciones digitales, así como una ciudadanía dentro de países en desarrollo, excluida financieramente, invertir en las criptomonedas se ha convertido en una alternativa posible, porque no exige tantos requisitos como la banca tradicional. Cualquier persona en el mundo que tenga una cuenta dentro de la red y pueda conectarse a internet puede acceder a Bitcoin, depositar dinero, recibir y transferir fondos. De ahí parte el concepto de open money, para que cualquier persona pueda acceder al sistema financiero. 

La licenciada Giselle Arellano admite que a los economistas tradicionales, a los grupos financieros y sobre todo a los gobiernos no les parece una idea rentable. Por verlo de una manera: vivimos a expensas de lo que digan las clases más privilegiadas del mundo y el Bitcoin representa una opción que le devuelve a las personas ese control.

En países como Venezuela que tienen una hiperinflación y hay devaluación de su moneda, Bitcoin ha tenido mayor aceptación; o en El Salvador, el primer caso en el mundo en autorizar las criptomonedas como moneda de curso nacional. Como se pueden adquirir con relativa facilidad por medio de plataformas web, resultan más convenientes que comprar por valor de dólares en físico, pues evita comisiones y se pueden enviar a otras personas en otros países. Además, las criptomonedas protegen a los usuarios de la inflación que tienen los países receptores.

Dentro del tema de envíos de dinero, los mexicanos en Estados Unidos prefieren hacerlos a través de transferencias electrónicas, lo que representa el 99% de las transacciones, mientras que los envíos en efectivo solo suman el 0.5%. En total se han efectuado 11.6 millones de transacciones, según el informe del Banco Central. En conclusión, las remesas representaron el 3.9% del PIB de México en los primeros tres meses del 2021.

¿Serán entonces las criptomonedas la nueva vía de remesas en América Latina? Según Chainalysis Venezuela, Argentina, Colombia, Brasil, Chile, Perú y México figuran entre los países con mayor adopción de criptomonedas en el mundo. Las remesas enviadas por medio de criptomonedas desde el extranjero hacia países de América Latina pasaron de unos 100 millones de dólares por mes, entre octubre y abril de 2020; a casi 400 millones por mes entre abril y mayo de 2021.

Ya que el sistema financiero está excluido para ellos en un inicio; con Bitcoin solo tienen que llegar a una computadora y crear una billetera virtual. Bitso, fundada en 2013 en México, alcanzó en los últimos meses 3 millones de usuarios registrados en su plataforma de compra venta de Bitcoin, Ethereum, DAI y una decena de criptomonedas más. 

Su existencia bajo estos datos básicos demuestra lo bien que camina la economía mexicana a pesar del golpe dado por la pandemia de Covid-19. Giselle Arellano admite que, con el uso de este activo digital nuestra economía está en recuperación, está creciendo; sin embargo, las instituciones financieras no están autorizadas a celebrar ni ofrecer al público operaciones con activos virtuales, incluidos los depósitos o cualquier otra forma de custodia, así como el intercambio o transmisión.

Ella recomienda que, antes de invertir en Bitcoin o cualquier producto financiero, es importante tener una adecuada asesoría y educación financiera. Es necesario aprender sobre el empleo de estos activos virtuales como depósito de valor o como otro modo de inversión.

Escenarios COVID 2022

27 enero, 2022

Ante la pandemia por COVID-19 en los últimos 2 años, la pobreza y la exclusión social que existe en México aumentaron, al igual que la economía mexicana se encontró gravemente afectada por las complicaciones sanitarias, causando rezagos en todos los sectores, sobre todo en el industrial. Los escenarios COVID 2022 son variados, aunque previsibles en mediano grado.

De este modo, ante la apenas perseguida, pero lenta recuperación del país, Giselle Arellano Ávila demuestra preocupación ante una cuarta ola de coronavirus, ya que esta, (de acuerdo a expertos) traería una nueva interrupción laboral, resurgirían restricciones en actividades sociales, y afectarían especialmente a los servicios y precios.

En México, hasta este año se han confirmado 3.9 millones casos totales y 299 mil defunciones totales por COVID-19. Si por esta razón se compromete de nuevo la situación sanitaria, resurgirán los temas que han marcado la agenda de salud global durante los dos últimos años. Si se achaca a un problema de acceso, el foco se pondrá de nuevo en la falta de pruebas, el recuento de vacunas, así como la existencia o no de dosis de refuerzo. En cambio, mucho del impacto sería marginal sobre todo por la postura que ha tomado el gobierno y que las autoridades, hasta ahora, no anunciaron, y posiblemente, eviten anunciar cierre de actividades.

Para hablar dentro del contexto más reciente, se debe observar a la Variante B.1.1.529, mejor conocida como Ómicron. Los laboratorios en la plataforma GISAID, hasta ahora, han compartido un aproximado de 400 secuencias de ómicron en México y ya es el país latinoamericano que tiene más muestras de la nueva variante. En términos de previsión, no se espera que ocasione bajas increíbles a la economía; porque el gobierno federal no considera grandes confinamientos y la población ya ha aprendido el cómo adaptarse a convivir con el COVID-19.

Sin embargo, si los contagios de Ómicron siguen el avance que han tenido hasta ahora, esto pondrá, asegura la licenciada Arellano, en duda la recuperación económica en México, que en los últimos meses ya ha mostrado debilidad. Lo que sostiene a la economía mexicana son las remesas y la demanda de bienes en Estados Unidos, país que registró en 2021 una fuerte reactivación.

Desde su propio lado, el debate económico internacional en 2022 buscará aclarar la fortaleza y durabilidad de la recuperación en las economías avanzadas; el cómo se encuentra la vulnerabilidad de las economías de ingresos medios; el comportamiento de las economías emergentes; y el aumento de los precios. En México se carecen de las políticas necesarias para permitirse con la velocidad apropiada, adaptarse a la nueva realidad mundial sin arrastrar las debilidades estructurales de su tronco económico.

Visto así, es posible que en los escenarios COVID 2022 tengamos nuevas obstrucciones y distanciamiento social que perjudicará a los sectores. Como llamada a la atención, deberemos manejar con cautela las expectativas sin dejar de impulsar, desde la ética profesional, la productividad. Después de todo, al ser un nuevo año, siempre existe la gran oportunidad para sacar adelante a México y lograr una reactivación económica efectiva. Para ello necesitamos la participación de todos y todas.

Pobreza en México

23 diciembre, 2021

Hasta hoy se hace el recuento de aproximadamente 2471 municipios a nivel federal en el país de México; y, es el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) quien como instancia gubernamental mexicana, se encarga de recabar y generar información que permita mejorar la toma de decisiones sobre la pobreza en México, como situación política social. 

Recientemente, en los resultados que compartió en todas sus plataformas, así como en un comunicado, se dio a conocer la pobreza en los municipios del país a través de tres cortes temporales: 2010, 2015 y 2020. Estos últimos diez años, han demostrado la magnitud de la presencia de esta situación en nuestro país; el curso de desarrollo de México también se muestra en esta estadística, porque, de los 2,466 municipios para los que el CONEVAL tiene datos, únicamente 60 tienen porcentajes de población de pobreza por debajo del 20%. 

A todo esto, ¿Cuáles son los municipios más pobres? Los quince municipios con mayor porcentaje de población pobre se localizan en Oaxaca con 8 municipios, en Chiapas con 6 municipios y finalmente, Guerrero con 1 municipalidad Cabe mencionar que el grupo de municipios con mayor porcentaje comparte algunas características, por ejemplo:

  • Todos se localizan en zonas altas del sur de México.
  • Su población se encuentra entre los 312 y 47 mil 837 habitantes.
  • De los 15 municipios, en 14 de estos se trabajan primeramente actividades del sector primario.

Hay tres principales conclusiones que Giselle Arellano resalta dentro de un análisis superficial de los datos proveídos por el CONEVAL: 1) Hace 10 años, los resultados de los municipios más pobres fueron, en pocas palabras, muy similares; 2) la desigualdad de oportunidades y las brechas territoriales de los estados se afectan entre ellas y; 3) la pobreza en los municipios más poblados se extiende constantemente.

Estas conclusiones preliminares permiten argumentar, desde la consciente importancia en la que radica el curso del desarrollo social; que esta debe modificarse. Las acciones políticas de desarrollo federal,  regional y municipal que se han llevado a cabo hasta ahora, no están regularizadas, no cuentan con la ejecución ni con la eficacia esperada al basarnos en los escasos cambios de resultados en una década. 

Desde esta perspectiva, Giselle Arellano encuentra consistente lo siguiente: en mayor desigualdad, mayor pobreza y mayor violencia. Contar con municipios estables es una de las condiciones necesarias para recuperar la paz social en el país; sobre todo en los ámbitos que se relacionan directamente con el futuro social del país. Es necesario observar que, dentro de estos datos, la realidad que cada municipio vive se desata en cada región hasta un alargado rumbo de la forma en que las administraciones actuales llevan su ejercicio. El objetivo de este material, es incentivar distintos resultados y métodos que lleven con ello a conducir a los municipios de México hacia la formación de renovadas capacidades de gobierno, administrativas y de gestión para la garantía integral de los derechos humanos. 

COVID y movilidad internacional, paradoja de la migración.

23 diciembre, 2021
COVID y Movilidad Internacional

La Pandemia del COVID y la Movilidad internacional, una gran paradoja migratoria. En vísperas de pronto finalizar el 2021, México presenta desafíos de todo tipo: primeramente está la concurrente pandemia y la incertidumbre futura que ha causado en ámbitos económicos, políticos y sociales; después está la violencia que se ha mantenido persistente a lo largo de todo el país; en tercer, pero no último lugar, está la migración. Este fenómeno social ha adquirido una relevancia notoria en todo lo que ha transcurrido del año, ya que los incidentes que han llegado a ocurrir han tenido por consecuencia heridos, desaparecidos y, lamentablemente, fallecidos. 

¿Cuál ha sido el impacto de estos sucesos en México? 

Giselle Arellano establece, que, dentro del contexto federal, se han experimentado todos los tipos de migración desde la interna, internacional, irregular, regular y laboral. Por ejemplo, diariamente se contempla el movimiento de personas del sector rural a las urbes; se registra también a los aproximadamente 30,000 mexicanos que se trasladan a otro país (como lo es famosamente a Estados Unidos).

México también recibe emigrantes. Hay miles de personas extranjeras que trabajan o estudian en el país. Hay un cálculo donde se vislumbra que, hasta el pasado 2020, existían al menos un millón de estadounidenses viviendo en distintos estados: muchos de ellos de manera irregular. Por otro lado, también existe la transmigración, la cual incluye a extranjeros que cruzan el territorio para llegar a Estados Unidos. Es ya evidente que existe una gran insistencia de tener a las personas en cada frontera, sin dejarlas salir. Sin embargo, la mayoría no busca, ni desea quedarse en México, sino que persiguen seguir su camino al norte americano. 

Otro de los principales conflictos de este fenómeno, trata de la cantidad diaria de extranjeros deportados, aunque no sean residentes originales del país, a la frontera mexicana. El gobierno se ha encontrado hasta cierto punto orillado a recibir miles de centroamericanos y sudamericanos que, en su llegada, solicitaron asilo en Estados Unidos; mas tienen que permanecer en México en espera de una decisión conclusiva, (en la mayoría de los casos es denegada). Bajo este argumento, tengamos en cuenta que, el país mexicano, es el único en el mundo que tiene 50 consulados en Estados Unidos para cumplir estos objetivos. 

 COVID y Movilidad internacional. La importancia que tiene el tema en la agenda de la política exterior de México es innegable, así como la manera en que puede llegar a afectar todas las estimaciones socio-políticas que se hacen para el futuro; para Arellano, quien está dentro de la maestría en dirección empresarial- MEDEX por el IPADE Business School,  este fenómeno se debe a dos factores: uno de altura social, casi de costumbres, y otra económica, donde es imposible de ignorar el status quo de México como una clase de olla de presión que, idealmente, ayudará a todas las personas provenientes de las zonas menos optimizadas en Centroamérica. 

Bajo la expectativa general, de que la migración avanzará impasiblemente, como lo ha hecho desde el comienzo de la pandemia; llegamos a la conclusión de los serios retos que surgen con la finalidad de traer soluciones alternativas a este, hasta ahora, imparable fenómeno. El manejo del sistema migratorio e inmigratorio requiere de regularización, cuidado, supervisión e iniciativa. El asesorar o educar correctamente a las personas bajo sus necesidades jurídicas ayudará a concientizarse sobre sus derechos al momento en que cruzan el territorio mexicano.

Giselle Arellano llama la atención a esta situación internacional, no sólo por su obvio impacto social, sino por necesidad; todos deben estar preparados, puesto que la migración, en 2022, será un tema en aumento.

Solicitudes de Asilo a México: Giselle Arellano en perspectiva

3 diciembre, 2021

México se encuentra hoy en día bajo una creciente presión con la llegada continua de personas con claras necesidades más y más complejas a sus dos fronteras. Giselle Arellano concuerda con la disyuntiva paradójica: no puede haber una sola respuesta a una pluralidad de soluciones, situaciones y alternativas a considerar en el sistema de asilo, cuando hay que asegurar acciones decisivas a las personas migratorias y conseguir una integración efectiva.

En particular y recientemente, han aumentado las solicitudes de asilo en México en (aumentando a 116,000 en 202) un 46% con respecto al año 2020, en un contexto en el que es necesario abogar por soluciones que en verdad sean integrales, inclusivas y de enfoque regional para afrontar este fenómeno migratorio que es tan inmensamente cambiante. Partimos de que en la actualidad las peticiones de asilo a los Estados Unidos no tienen probabilidades de ser aceptadas, por ello, las personas tienden a quedarse en países vecindarios, México principalmente, según el reporte “Tendencias globales de desplazamiento forzado en 2020” de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). 

Así bien, aunque el destino previsto de las personas que se desplazan desde estos tres países sigue siendo, en general, los Estados Unidos, cada vez más se instalan en México, y un número mucho menor se dirige al sur, a Costa Rica y Panamá. Por esto, los que están llegando a México, como los otros países, son personas con diferentes urgencias de protección, de utilizar el país como corredor, de huir de situaciones precarias o perseguir mejores oportunidades. 

Sin embargo, las medidas de confinamiento limitaron también las posibilidades de las personas de huir y empeoraron su exposición a situaciones de violencia y persecución. Organizaciones y defensores de derechos humanos han argumentado que las devoluciones sistemáticas provocaron un colapso de las capacidades de alojamiento en las regiones fronterizas de México, donde miles de personas se juntan en campos de fortuna, a merced de las organizaciones criminales que operan ahí. 

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) expuso que México requeriría necesariamente de recursos adicionales por parte de los Estados Unidos, para que estos pudieran ser destinados para albergues y organizaciones internacionales a fin de mejorar las condiciones para las personas migrantes y solicitantes de asilo de manera concreta. 

En estos días, los gobiernos de Estados Unidos y México han anunciado que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Guardia Nacional, y distintas dependencias internacionales están entablando negociaciones respecto a estas preocupaciones, aunque bien, estos pensados convenios migratorios entre los dos países se han desarrollado en gran medida fuera de la vista del público. 

Giselle Arellano enfatiza la necesidad que ambos gobiernos atiendan puntualmente estas cuestiones de carácter humanitario. Es claro que el sistema de asilo mexicano está lejos de ser perfecto, se requieren de procedimientos concretos y coherentes que sean capaz de brindar el ejemplo a mejores prácticas que podrían brindar beneficios significativos con desafíos manejables.  

México 2020: Migración y sus fronteras

3 diciembre, 2021

Para la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la migración internacional es el movimiento de personas fuera de su lugar de residencia habitual hacia un país del cual no son nacionales. Para Giselle Arellano, la migración es un fenómeno social de carácter centenario, que involucra a millones de personas diariamente y que acontece (voluntario o no), entre distintos países vecinos. En México particularmente, la frontera con Estados Unidos es un espacio estático, donde día con día se recrea la relación entre ambos países y las relaciones políticas y económicas se remueven en el mar de sus condiciones

Bajo un contexto histórico reciente, estos últimos 20 años, la población migrante internacional aumentó 62%: 173.2 millones de personas en el año 2000 y 2 décadas después la cifra aumentó a 280.6 millones de migrantes. Hoy día, con cerca de 281 millones de personas, 2020 ha sido el año de mayor migración internacional en el mundo desde que se tiene registro del suceso; hay que tener en cuenta que la cantidad podría haber sido mayor de no haberse presentado la crisis por la  pandemia de COVID-19. 

Dentro de esta estimación, Arellano entra en materia de los números que representan una versión resumida de la manera en que ha aumentado la necesidad de ser transnacional dentro de Latinoamérica. Después de todo, no sólo en México, pero en el mundo, la migración está relacionada con una variedad de motivos diferentes, incluidos los problemas económicos, la pobreza, el aumento de la desigualdad y la lucha por mejorar los niveles de vida. 

México es el tercer país que registró más migrantes internacionales durante el año pasado con 11.2 millones de personas registradas, esta cifra es superada por India con 17.9 millones y China con 11.6 millones. Asimismo, durante el 2020 más de la tercera parte de las personas nacidas en México y residentes en Estados Unidos han obtenido la ciudadanía vía naturalización. Esta cifra aumentó entre 2006 y 2019, de 2.5 millones a 4.1 millones. 

Las estadísticas presentadas con anterioridad demuestran que México es un país en el cual el tema migratorio está intrínsecamente ligado a nuestro contexto de vida, tanto en temas de movilidad personales como laborales. Los altos índices de migración hacen necesario para Giselle Arellano, una aproximación al tema migratorio que parta de la generación de una política pública, que contemple la complejidad de la situación, y la responsabilidad compartida de los países en nuestra región, pero, sobre todo, que tenga como base a los derechos humanos y el concepto de seguridad humana.

En contraste a las estadísticas principales, Estados Unidos es el primer destino para la población migrante internacional y casi siempre, con pasaje obligatorio por el país mexicano. En 2020, recibió 50 millones 632 mil 836 migrantes. A estas cantidades le siguen Alemania quien recibió 15.7 millones y a Rusia con 11.6 millones; como los países que perciben mayor migración cuantificada bajo términos regularizados.

En cuanto a la población migrante almacenada, es decir, en zonas que perciben éxodo de diferentes países, el corredor migratorio más concurrido del 2020 fue el de México y Estados Unidos. Aunado al tema político, La División de Población de las Naciones Unidas estimó que, en 2020, había 11.2 millones de personas mexicanas migrantes en el mundo; esta en su mayoría se concentró en Estados Unidos. Este hecho presenta para el país norteamericano cambios sociales forzados, donde la seguridad, el comercio y los empleos son dimensiones esenciales en el entendimiento del cómo y cómo regular el mismo proceso. 

Las oportunidades de negociación entre la frontera, para ambos países, son plausibles; más para transitar en esa dirección deberían darse ambos gobiernos el derecho de conducir a negociación sobre el fenómeno migratorio por los mismos cauces de cooperación y entendimiento que les han permitido avanzar en otros rubros de la agenda política.